Julio 13 de 2016

El ambiente laboral moderno se caracteriza por la flexibilidad y libertad de los colaboradores, por esta razón es común optar por prácticas como el teletrabajo, los horarios flexibles o incluso no contar con un código de vestimenta, herramientas que utilizan las empresas para aumentar la productividad de sus empleados y generar mayor compromiso. (También te puede interesar: Los errores más comúnes cuando no existe un dress code).

Aunque salirse un poco de los lineamientos establecidos en el Manual de Estilo Corporativo o dress code no es algo tan común, sí es muy importante. Para Jimena González, Consultora de Imagen y Marca Personal, ceder con el código de vestimenta ofrece diversas ventajas para la compañía y beneficios para los colaboradores.

“Cuando ellos varían su look constantemente generan mayor impacto en las personas, creando implícitamente una marca personal de liderazgo, porque el hecho de dejar de un lado la misma fórmula mágica todos los días, incentiva la creatividad, fortalece la adaptación al cambio y refleja mayor seguridad”.

Además, evitar caer en la rutina y usar un “uniforme” toda la semana, les ofrece mayor comodidad y dinamismo durante las jornadas laborales. Así mismo, les da la oportunidad de sentir mayor libertad, independencia y autonomía, sensación que los motiva a trabajar más a gusto, de una manera más moderna, sin olvidar la importancia de su labor dentro de la empresa.

Sin embargo, es muy importante tener presente hasta qué punto ceder y recordar la esencia del dress code corporativo. De acuerdo con la Asesora Internacional de Imagen y Comportamiento, Ali Pedrosa, “no se puede olvidar del todo la existencia del Manual de Estilo Corporativo, el cual busca que los colaboradores reflejen los valores corporativos, especialmente, porque ellos son la “cara” hacia los clientes, proveedores, socios, accionistas, etc.”.

La clave para ceder correctamente está en encontrar la justa medida. Para que los colaboradores logren el balance ideal deben procurar seguir como mínimo los lineamientos generales del “business casual”, el cual busca mantener el estilo de cada persona encajándolo en un ambiente laboral, complementa Jimena González.

Según Ali Pedrosa, el vestuario expresa quién es cada persona. Características como la pulcritud, la elegancia, el orden y la limpieza pueden ser interpretadas como un reflejo del espíritu de la empresa. Por esta razón, estar en un ambiente laboral exige implícitamente demostraciones de profesionalismo, no solo con los resultados en el negocio, sino con la imagen y la proyección ante los demás.

A continuación algunos lineamientos para tener en cuenta a la hora de ceder con el dress code, sin perder el estilo profesional: 

Si los colaboradores van a utilizar jeans algún día de la semana, el resto del atuendo debe encajar en el ambiente laboral, es decir, deben ir acompañados de camisas y zapatos casual-formal. Así mismo, es importante aclarar que está prohibido el uso de jeans desgastados, con apliques, rotos o descaderados.

En caso de utilizar tenis, para ser más coherentes con el ambiente laboral, los colaboradores deben optar por unos con cuero un viernes casual, aunque no para todos los días, pues a pesar de ser en cuero, no dejan de ser tenis. En este punto se cede cada vez más por la versatilidad de esta parte del vestuario- Si se sabe combinar, puede continuar evocando un look casual-formal.

Aunque la comodidad y la modernidad en el trabajo son indispensables, es importante recordar el contexto. Las sandalias son para la piscina, las camisetas con estampados para el fin de semana, las lentejuelas y las faldas cortas para las discotecas, los shorts para la playa, las camisetas de equipos de fútbol para los domingos que hay partido y la ropa arrugada… para ningún sitio.

Ceder con el dress code trae múltiples beneficios, sin embargo, es importante que los colaboradores inviertan 5 minutos de su tiempo, antes de escoger las prendas, pensar cuál es la reunión más importante que tienen ese día y vestirse de acuerdo con el ambiente de dicha reunión.

Colaboración especial: Pro Personal Brand y Rafas Image Design

También le puede interesar