Mayo 29 de 2018

“La reciente volatilidad en la economía mundial ha ejercido nuevas presiones sobre las organizaciones para impulsar la productividad. Repensar, rediseñar y reconstruir la estrategia para incluir el bienestar le da a las compañías un poderoso mecanismo para enfrentar el desafío. A través de mejoras sistemáticas en el bienestar, también se mejora la innovación, el compromiso, la retención, la productividad y el rendimiento”, así lo explica el estudio ‘The Wellness Imperative, Creating More Effective Organizations’, realizado por el World Economic Forum y Right Management.

Lo anterior pasa porque cuando una persona se siente bien en un lugar, querrá dar lo mejor de sí para retribuir lo que hacen por ella y esto aumenta significativamente los resultados de la compañía en todo sentido.

Entonces, ¿cómo apostarle al bienestar?

Según Carlos Schmidt, presidente de la junta directiva de Acrip Bogotá y Vicepresidente de RR.HH. de Cemex Colombia, el término bienestar es muy amplio, “por lo que dependiendo del tipo de organización se le pueden apostar a diferentes acciones complementarias desde el área de RR.HH. Como por ejemplo, el desarrollo de políticas que promuevan el balance vida – trabajo (horarios flexibles, home office, tiempo libre y demás), oportunidades de desarrollo de carrera, programas de reconocimiento, un ambiente laboral participativo y con supervisores profesionales y justos, un marco ético claro y visible para los empleados, espacios de trabajo modernos y diseñados para promover la colaboración, programas de salud (chequeos médicos, alimentación balanceada, actividades de recreación y deporte), entre otros”.

Sin embargo, no se trata de dar beneficios porque sí, la gerencia de Recursos Humanos debe trabajar porque estos sean estratégicos y se encuentren alineados con las políticas generales de la organización y las dinámicas laborales, entendiendo que el tema del bienestar no es solo una tendencia sino una necesidad real que no pierde vigencia.

“El problema es que todavía hay muchos directivos y empresas que ven el bienestar como un aspecto importante pero no fundamental, y que lo tratan de manera aislada sin analizar lo beneficiosa que puede ser su integración a la visión y los objetivos globales de la compañía.

La inclusión del bienestar dentro de la estrategia global puede significar toda la diferencia en cuanto a la supervivencia y también al mayor éxito de una organización. “Actualmente, el bienestar tiene un atractivo limitado como inversión estratégica y las empresas fallan en el intento de conectar exitosamente el bienestar dentro del contexto de la estrategia organizacional”, explica Owen Sullivan, director ejecutivo de Right Management.

A causa de esto, “las compañías que sepan prestarle atención a datos como los ya mencionados y que comprendan que el bienestar de sus empleados está directamente relacionado con el desempeño y el compromiso que obtendrán de ellos, son las que continuarán compitiendo e innovando en el mercado y, sobre todo, conservando el talento que las mantiene vivas”, afirma Tendencias21, página de ciencia, tecnología y tendencias.

Tener claridad de la relevancia que tiene para una compañía el desarrollo del bienestar de las personas permite que las organizaciones tengan una ventaja competitiva sobre otras, pues a diferencia de décadas anteriores donde las empresas escogían a sus empleados, en la actualidad vemos que cada vez más son los colaboradores los que escogen dónde quieren trabajar.

“Esta situación obliga a que las organizaciones desarrollen ofertas de valor que les permitan atraer talento de fuera y comprometer y retener su talento actual. Un buen paquete de compensación ya no es suficiente para atraer talento (especialmente de las nuevas generaciones), si no se complementa con otros beneficios menos tangibles que promuevan el bienestar de los empleados”, concluye Schmidt.

Conozca otras maneras de incentivar a su talento humano registrándose en nuestra comunidad.

También le puede interesar