Noviembre 21 de 2016

Sin importar el sector económico al que pertenezcan, por la dinámica laboral que se lleva al interior de las organizaciones, suele realizarse un gasto importante de recursos.

A diario el consumo de energía, agua, teléfono e insumos como el papel y la tinta, entre otros, generan un costo considerable para la organización y tienen un impacto negativo en la preservación del medioambiente. Para usar eficientemente los recursos y minimizar los gastos de la compañía, y a su vez, promover la sostenibilidad dentro de la misma, es vital incentivar el ahorro entre los colaboradores.

De acuerdo con Andesco, el uso eficiente de los recursos es la responsabilidad que tiene cada individuo con sus actividades diarias y como las realiza. En consecuencia, la forma tradicional de hacer negocios debe mutar.

“Este cambio de actitud empresarial exige una profundización en el concepto de sostenibilidad bajo las premisas del equilibrio entre lo económico, lo social y lo ambiental dentro de una adaptación al cambio climático. No nos debemos contentar con hacer lo mínimo necesario (cumplir con la Ley), sino hacer lo máximo posible”.

Conscientes de esta necesidad de cambio, surge entonces otra duda y es la de cómo sensibilizar a los empleados para que contribuyan con el ahorro de recursos dentro e incluso por fuera de la compañía. Para Andesco el reto está en tener un argumento claro que llegue a todos los miembros de la entidad, para que sientan que dicho ahorro no es una apuesta para la empresa, sino para el mundo que se le dejará a las futuras generaciones.

En materia de comunicación por ejemplo, se arma un discurso de uso eficiente de recursos en un lenguaje muy aterrizado a la realidad de cada organización y dirigido a los diferentes grupos que la conforman. Sin desconocer que a su interior hay diferentes culturas y generaciones, con diversos gustos y formas de actuar, que tienen además una manera diferente de recibir el mensaje”.

También es importante crear un comité conformado por voluntarios o personas afines al tema de sostenibilidad. Para que se encarguen de desarrollar campañas para involucrar a todos los colaboradores, y que así se apropien del ahorro de recursos.

Asimismo, es eficaz generar estímulos que incluyan incentivos económicos y que otorguen reconocimientos para los funcionarios que restrinjan el uso de recursos en su trabajo y al mismo tiempo promuevan la cultura del ahorro entre sus compañeros de área.

¿Cómo ahorrar?

Dentro de una compañía, existen muchas formas de hacer un uso eficiente de los recursos, afirma Andesco, como por ejemplo:

  • Programas de uso eficiente de agua, energía y recursos físicos.
  • Apagar los ordenadores y las luces en la hora de almuerzo o cuando no se estén utilizando.
  • No usar desechables en los puestos de trabajo.
  • Aprovechar los residuos relacionados con los diferentes procesos de la compañía.
  • Campañas de reciclaje.
  • Incentivos para quienes asistan a sus trabajos en bicicleta.
  • Estrategia que además busquen mejorar el medioambiente y la calidad de vida de sus colaboradores como el teletrabajo.
  • Medios internos de comunicación digitales y no impresos.

Gracias a estas ideas y la intención de implementar la cultura del ahorro en la compañía se ganan varios beneficios. “Mejora la relación con todos los grupos de interés, bajan los costos de la operación del negocio, todos sienten que contribuyen a la conservación del planeta, se perciben los impactos en la sociedad y mejora la imagen de la organización, entre otros”.

También le puede interesar