Febrero 12 de 2018

Los contratos temporales se han convertido en una tendencia en Colombia. En gran parte, durante “los periodos de incertidumbre económica que ha sufrido el país en los últimos años que hacen que las contrataciones directas de las empresas sean cada vez más analizadas y realizadas con cautela, por lo que se aumenta la dotación de profesionales contratados de forma temporal y externa”, explica la consultora Michael Page Colombia.

Esto no significa que las personas que se vinculan a la compañía con este tipo de contrato tengan menos experiencia o que sean cargos de poca importancia. Por eso, Gestión Humana debe ver esta modalidad de contratación como una oportunidad para encontrar grandes talentos, muchos de esos directivos.

Según Hays, compañía experta en selección de personal, los contratos temporales se están convirtiendo en “una forma atractiva de trabajar para profesionales con diferentes niveles y habilidades. Los candidatos altamente cualificados están entrando poco a poco en el mercado, motivados principalmente por los salarios, favorables, desgravaciones fiscales, mayores períodos de vacaciones y más flexibilidad”.

En ese sentido, la organización no es la única que gana, pues al contratar personas temporalmente se puede aumentar la satisfacción de los colaboradores, la productividad y la innovación mientras se fortalecen la compañía y los equipos de trabajo.

Este tipo de contrato sirve como un filtro para analizar las habilidades y competencias del trabajador que -en caso de ser las esperadas- pueden llevarlo a convertirse en un colaborador a término indefinido en la compañía. Por esa razón, los contratos temporales no deben verse como algo negativo por ninguna de las partes, pues los procesos también requieren períodos de prueba y, si los proyectos continúan y los empleados dan lo mejor de sí, la relación con la organización será duradera.

“A veces es necesaria una nueva perspectiva para cambiar y mejorar la manera en que se maneja la empresa. Es normal acostumbrarse a ciertas formas de trabajar y, por lo tanto, no nos damos cuenta de que a veces existen vías más fáciles y prácticas. Mientras más personal temporal se contrate, más perspectivas únicas se verán en la oficina” Afirma Hays.

De esta manera, habrá mayor flexibilidad, la organización podrá responder rápidamente a las exigencias del mercado y se reducirán los gastos en formación e inversiones en inducciones muy robustas. Lo cual permitirá que la organización adquiera experiencia para saber cuándo se requiere realmente personal temporal.

“El aumento de los cargos temporales le da al país una visión empresarial con tendencia a centrarse en las operaciones productivas de las compañías y a parecerse a los modelos de negocio existentes en Estados Unidos y Europa”, afirma Michael Page.

Por último, según Fenalco Antioquia, esta modalidad “le aporta al PIB del país 6,4 billones de pesos siendo las mejores épocas los meses de febrero, octubre, noviembre y diciembre”.

En resumen, estamos hablando de un modelo de contratación que beneficia, al país considerando que, según Fenalco Antioquia, “le aporta al PIB del país 6,4 billones de pesos”; a las organizaciones que ponen a prueba nuevos talentos y responden a las necesidades del mercado y por supuesto a los colaboradores quienes encuentran en él la posibilidad de disminuir costos, explorar nuevos caminos profesionales y obtener mayor flexibilidad.

Conozca más información sobre los tipos de contratación y otros aspectos relevantes en la Gestión de Recursos Humanos aquí.

También le puede interesar