Mayo 17 de 2016

La mayoría de las empresas optan por definir un dress code, o código de vestimenta, para sus colaboradores, con el fin de unificar un estilo que se identifique con la marca y que además refleje los valores corporativos. ¿Qué sucede cuando algunas no lo tienen establecido? (También te puede interesar: El impacto de la ropa de un líder).

El “business casual” o “casual de oficina” es el código de vestimenta más común de las empresas en Estados Unidos. Este fue creado como una versión más informal del estilo “professional business” o “profesional de negocios” y podría definirse como un traje formal: vestido completo, tanto para hombres como para mujeres. Este estilo todavía es utilizado en sectores muy específicos como el financiero, político, gubernamental y farmacéutico.

Por su parte, el estilo “casual” es una nueva definición del código de vestimenta para los negocios, que se creó con el objetivo de hacerlo más cercano a las personas y a su día a día. Sin embargo, ha generado una gran confusión, pues al ser vagamente definido, se presta para interpretaciones equivocadas, a tal punto que es común ver colaboradores con blusas de lentejuelas o tenis en la oficina.

De acuerdo con Diana Ibáñez, Consultora de Imagen y Marca Personal, estos son los errores más comunes cuando no existe un dress code en la empresa y algunos tips para no volver a cometerlos:   

Mujeres

  1. Llevar blusas tipo strapless o básicas de tiras con transparencias y escotes.

Es recomendable reemplazarlas por blusas con mangas o con estampados discretos.

  1. Usar pantalones descaderados.

Para un ambiente laboral son ideales los de tiro medio o alto. 

  1. Ponerse minifaldas.

Si optan por una falda, el largo mínimo debe ser 4 dedos arriba de la rodilla.

  1. Utilizar jeans intervenidos.

Lo mejor es optar por tonos oscuros, sin procesos de desgaste, huecos o pedrería.

  1. Elegir sandalias para ir a la oficina.

Es recomendable utilizar zapatos altos sin plataforma, preferiblemente de cuero.

Hombres

  1. Usar camisas tipo polo o camisetas.

Es preferible utilizar camisas formales de botones, manga larga preferiblemente independiente de la ciudad o del clima.

  1. Llevar jeans claros, estampados, descocidos o con taches.

Para una oficina es mejor utilizar pantalones de drill, pana o cualquier otro material, si es jean, elegir clásicos oscuros sin procesos.

  1. No llevar cinturón.

Utilizar cinturones de cuero siempre.

  1. Ir en tenis.

Optar por zapatos de cuero.

Jimena González, Consultora de Imagen y Marca Personal ofrece algunas recomendaciones para lucir casual, sin pasar desapercibido, mostrando liderazgo y sentido de pertenencia con la empresa.

“Es importante tener a la mano, ya sea en la oficina o en el carro, un blazer que sea fácil de combinar con la mayoría de las prendas para así agregar un toque de formalidad y autoridad. Incluso, incorporar detalles de alta calidad como las telas de diferentes texturas en una misma prenda, prendas con corte exacto a la persona, es decir, a la medida o pequeños accesorios que agreguen un toque de modernidad al look”.

Cabe aclarar que en algunas compañías, por la dinámica laboral y el sector, es permitido el uso de prendas más informales como los tenis. Por esta razón es importante analizar el contexto organizacional y el sector al que pertenece para saber qué es lo que mejor se ajusta al contexto.

Colaboración especial: Pro Personal Brand

También le puede interesar