Febrero 12 de 2018

“Las empresas colombianas deben tener presente que el ingreso de colaboradores extranjeros implica una transferencia de conocimiento y de buenas prácticas que enriquecen a toda la compañía, al tiempo que les brindan la posibilidad de ampliar sus contactos más allá de las fronteras, lo que a futuro podría traer más negocios”, explica Alejandro Melo, miembro de Unidad Laboral, Seguridad Social y Migratorio de VS+M Abogados.

Así, la recomendación es que desde el área de Recursos Humanos se conozcan los procedimientos y documentación necesaria para que la contratación sea legal en Colombia. Estos son:

  • Exigirle al extranjero la presentación de una visa colombiana que le permita desarrollar la actividad, ocupación u oficio autorizado en la misma.
  • Solicitarle la Cédula de Extranjería cuando esté obligado a tramitarla (visa con vigencia superior a tres meses).
  • Informar a través de la plataforma de Migración Colombia SIRE (Sistema de Información de Registro de Extranjeros) sobre la vinculación, contratación o admisión de extranjeros y de su desvinculación o terminación del contrato, dentro de los (15) días calendario, siguientes a la fecha de inicio o terminación de las labores.
  • Ayudarle con los gastos de regreso al país de origen (o último país de residencia), así como los de su familia o beneficiarios a la terminación del contrato o cuando se le cancele la visa. Esto último aplica solamente cuando la empresa ha realizado la oferta laboral al extranjero y ha decidido traerlo a Colombia bajo su patrocinio. Esta obligación termina cuando el extranjero obtenga visa temporal como cónyuge de nacional colombiano, padre o madre de nacional colombiano o visa de residente.

Cuando la organización vincula a un colaborador extranjero a través de una visa colombiana de trabajo categoría TP- 4, deberá tener mínimo (100) salarios mínimos mensuales de capital pagado registrados en Cámara de Comercio (actualmente $73.771.700 o superior).

Si la organización incumple las obligaciones de contratación a extranjeros deberá pagar una multa que puede ir de uno a (15) salarios mínimos. “Es decir, desde $781.242 hasta un valor que supera los 11 millones de pesos”, agrega Melo.

Por esa razón, es importante que la compañía se informe antes de realizar la vinculación y que, posteriormente, vele porque la integración del colaborador a los procesos de la empresa sea óptima.

Melo recomienda que desde el área de RR.HH. se “ofrezcan ambientes laborales que ayuden a manejar las diferencias culturales entre el extranjero y sus compañeros colombianos, que no solo incluyen temas gastronómicos o de puntualidad, sino también de trato y hasta de uso del lenguaje, pues lo que para el inmigrante puede ser cordial, aquí puede no serlo. El mercado laboral está basado en competencias y actualmente, no priman tanto las duras (técnicas y de conocimiento), sino las blandas (adaptabilidad al cambio, tolerancia, relacionamiento)”, dice.

Según un informe de Migración Colombia, con el apoyo de la Organización Internacional para las Migraciones (IOM), entre 2015 y 2025 se proyecta que el número de personas provenientes de otros países que vienen a trabajar temporalmente al país se incremente en un 48%.

En resumen, es importante conocer los requisitos para la contratación, tener una estrategia de integración y hacer cumplir los derechos que tienen, como las vacaciones, afiliación a una organización sindical, a salud, ARL, caja de compensación y pensión (esta última es opcional).

¿Tiene empleados extranjeros en su compañía? Cuéntenos su experiencia a través de nuestras redes sociales Facebook y LinkedIn.

*Artículo desarrollado con la asesoría de Alejandro Melo, miembro de Unidad Laboral, Seguridad Social y Migratorio de VS+M Abogados.

También le puede interesar