Oficinas abiertas: cómo el ruido afecta la productividad laboral

Oficinas abiertas: cómo el ruido afecta la productividad laboral

  • Varios estudios han demostrado que un colaborador puede llegar a perder más de media hora al día producto de ruidos molestos en la oficina. ¿Por qué sucede esto? Le explicamos la desventaja de las oficinas abiertas.

    Varios estudios han demostrado que un colaborador puede llegar a perder más de media hora al día y disminuir, así, su productividad laboral producto de ruidos molestos en la oficina. ¿Por qué sucede esto? Le explicamos la desventaja de las oficinas abiertas. 

    La empresa alemana especializada en la creación de espacios sostenibles Sto, fundada por Wilhelm Stotmeister en 1936, realizó un estudio en el que demostró que un colaborador pierde eficacia y rendimiento en su trabajo producto de los ruidos que hay en su oficina.

    El tema del ruido y el silencio en el espacio de trabajo empezó a ser tendencia varias décadas atrás. Durante la segunda mitad del siglo XX hubo un auge de estudios que intentaban probar si el ruido, la música o el silencio afectan directamente el ritmo o productividad laboral a nivel cognitivo.

    Uno de esos estudios fue encabezado por Takahiro Tamesue, de la Universidad Yamaguchi, en 1980. Dentro de los resultados, el japonés demostró que el ambiente ideal para trabajar es uno silencioso. Aunque no todos los ruidos afectan los procesos neurológicos de la misma manera, sí tienen un efecto negativo con diferente intensidad.

    Lea también: Así se puede generar espacios de ocio adecuados en su organización

     

    El estudio de Sto también probó que la exposición continua a ruido dentro de la oficina puede causar estrés, insomnio, hipertensión e irritabilidad.

    Otros documentos, como el de la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo, sostienen que existen otros factores a tener en cuenta. Por ejemplo, los acúfenos, que son sensaciones de zumbido o timbre en el oído. Si un colaborador se expone excesivamente al ruido puede empezar a experimentar daños dentro del oído, la presencia de acúfenos es un primer indicio de esto.

    El ambiente laboral, entonces, puede llegar a ser un problema para los trabajadores. Por ejemplo, si un teléfono suena incesantemente, o un aire acondicionado nunca deja de zumbar, sumado a otros factores, puede desembocar en estrés y riesgos para la salud de los colaboradores.

    La desventaja de las oficinas abiertas

    ¿En qué momento el ruido se convirtió en parte de los ambientes laborales? Los espacios abiertos se han ido apoderando de la mayor parte de las oficinas a nivel mundial desde la década de los 60.

    En Estados Unidos, por ejemplo, corresponden a más del 80% de los espacios laborales, aludiendo a que es una manera de fomentar el trabajo colaborativo y la creatividad grupal.

    De otra parte, al rastrear la legislación en torno al ruido, fue en 1948 que en ese país una ley reconoció que la pérdida auditiva producto de malas condiciones laborales merece una compensación. Adicionalmente, en 1968, apareció un reglamento para la exposición al ruido desde la Secretaría del Trabajo norteamericana.

    Teniendo en cuenta que si un trabajador está sometido durante ocho horas diarias a sonidos de ochenta o más decibelios (dB), empieza a sufrir daño en sus oídos, los espacios laborales no deben exponer a sus colaboradores a sonidos más fuertes que esto.

    Le recomendamos: Cómo el mindfulness puede impulsar la productividad de sus colaboradores

    Ahora bien, no solo es el ruido, también lo es la música. Cada trabajador debe ser consciente de que tener música a todo volumen en los audífonos puede ser igual o más perjudicial para su salud y concentración durante la jornada laboral que el ruido de la impresora.

    Una de las soluciones más populares es que cada empresa invierta en acondicionamiento de sus instalaciones a nivel acústico. Los elementos fonoabsorbentes como paneles acústicos de materiales porosos, argamasa, metálicos perforados, rígidos o suspendidos pueden controlar el ruido y convertir las oficinas en lugares ideales para trabajar productiva y cómodamente.

    ¿Está interesado en hacer que su empresa sea más idónea para aumentar la productividad de sus colaboradores? Regístrese en Capital Humano y encuentre información útil sobre actualidad, tendencias, estudios, recomendaciones y otras claves sobre el tema.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *