Así funciona el liderazgo transformacional - Capital Humano

Así funciona el liderazgo transformacional

  • Las dinámicas laborales han dado un vuelco de 360°. El dinero ya no es lo más importante y el cumplimiento de metas no es tampoco la prioridad de las empresas modernas. Ahora, los resultados se miden en otros términos: social, medioambiental e individual y es necesario desarrollar su liderazgo transformacional.

    Las dinámicas laborales han dado un vuelco de 360°. El dinero ya no es lo más importante y el cumplimiento de metas no es tampoco la prioridad de las empresas modernas. Ahora, los resultados se miden en otros términos: social, medioambiental e individual y es necesario desarrollar su liderazgo transformacional.

    Es precisamente en este escenario globalizado en donde el liderazgo transformacional toma un papel preponderante. Rafael González, especialista en liderazgo y consultor de Recursos Humanos con una trayectoria de más de 20 años, nos explica más acerca de esta práctica que está desbancando los métodos de la vieja escuela.

    ¿Qué es el liderazgo transformacional? 

    Es un tipo de liderazgo basado en la capacidad de producir cambios en la motivación de las personas, con un foco mucho más integral y holístico sobre la importancia del capital humano en el alcance de los resultados presentes y futuros de una compañía.

    Estimulación, consideración, inspiración e influencia 

    Según el investigador Bernard M. Bass, quien desarrolló el concepto original de liderazgo transformacional, existen cuatro componentes que lo diferencian de los otros tipos de liderazgo. El primero, es la estimulación intelectual, ya que el líder estimula constantemente la creatividad de sus colaboradores. En segundo lugar está la consideración personalizada; es decir que el líder, al establecer una comunicación directa con sus discípulos, tiene la posibilidad de motivarlos y reconocer sus logros, incentivando su proactividad. Por otro lado, se encuentra el tema de la inspiración: el jefe logra transmitir su pasión y visión en torno a los objetivos de la organización; esto, a su vez, conlleva a algo que Bass define como influencia idealizada; es decir, que los seguidores del líder depositan confianza, respeto y lealtad en él y quieren emularlo de tal forma que todos coinciden y trabajan por un mismo objetivo.

    Lea también: Mujeres y liderazgo: retos para superar los prejuicios

    Ventajas

    1. Estimula los diferentes tipos de inteligencias de los colaboradores (emocional, social e intrapersonal).
    2. Promueve las ideas innovadoras.
    3. Contribuye a la calidad de vida de los empleados y por ende, al mantenerlos motivados, incrementa el nivel de productividad.
    4. La relación líder-trabajador es personal. El líder debe conocer a su equipo para estimularlo e identificar fortalezas y debilidades. El trabajador es una persona antes que una herramienta para ‘generar ganancias’.
    5. Se hacen partícipes a los empleados del éxito de la empresa.

    Desventajas

    1. Resultados visibles a largo plazo.
    2. No todos los líderes tienen la capacidad de ser ‘transformadores’.
    3. Se da por hecho que todos los colaboradores tienen motivación.
    4. No es tan práctico ni fácilmente aplicable a la hora de cumplir metas puntuales.

    ¿Está interesado en aprender sobre liderazgo? Regístrese en Capital Humano y encuentre información útil sobre actualidad, tendencias, estudios, recomendaciones y otras claves para lograr el éxito en la gestión de sus equipos.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *