Coaching equino: una estrategia para fomentar el liderazgo

Coaching equino: una estrategia para fomentar el liderazgo

  • El coaching equino toma como referente a este animal con el fin de potenciar el liderazgo, la inteligencia emocional, la cohesión de un equipo y la aceptación del cambio.

    15 enero 2020

    El coaching equino toma como referente a este animal con el fin de potenciar el liderazgo, la inteligencia emocional, la cohesión de un equipo y la aceptación del cambio.

    Con una soga, un participante (quien interpreta el papel del líder) lleva al caballo (que representa al equipo de trabajo) de un punto a otro, sorteando algunas situaciones, barreras u obstáculos. Mientras tanto, un experto en el comportamiento equino y otro en Recursos Humanos toman nota. Incluso, se graba un video con el fin de realizar una retroalimentación al final de la actividad, con la cual se busca responder a la siguiente pregunta: ¿qué tipo de liderazgo se ejerció?

    Hay quienes se asustan y, literalmente, se hacen detrás del animal y dejan que este haga su camino; otros, por el contrario, toman valor, están muy convencidos de lo que saben y se ponen por delante, tomando distancias, apenas fijándose en su entorno; entre tanto, otros se ubican adelante pero mantienen la cercanía con su ‘compañero’, guiándolo, sin jalarlo a la fuerza, inspirándole confianza.

    Esta es una de las actividades propuestas en el coaching equino o coaching asistido con caballos, concepto surgido en Estados Unidos, en los años 90, donde se toma la referencia de este animal por su carácter gregario, es decir, al ser una especie de presa, arma manadas con roles definidos: una yegua guía al grupo, unos impulsan desde atrás, otros protegen a los potros y un macho visibiliza las amenazas externas.

    Dicha experiencia le conversa, de forma simbólica y vivencial, a ámbitos como la educación de niños, el trabajo con grupos universitarios, el mundo de los negocios y el manejo del capital humano.

    Lea también: Liderazgo digital: ¿cómo desarrollarlo en su empresa?

    Frente a ese último punto, David Russ, experto en doma natural y coaching con caballos, considera que en el reto del liderazgo se refuerza el sentido de la empatía, pues el humano y el animal —un depredador y una presa— están en el mismo lugar, buscando una meta común. “El participante se da cuenta que es crucial saber entender al otro. Al saber cómo se siente un colaborador, un gerente puede ayudarle a reenfocar su rendimiento”, le contó desde España a Capital Humano.

    No menos importante es la asertividad, el punto intermedio entre la pasividad y la agresividad. Por un lado, si el jinete es pasivo, el animal no confiará en él y deambulará por su propia cuenta; al otro extremo, solo se generará una relación de miedo y castigo. En este contexto, Russ, cofundador de H_ZLO (una consultora de desarrollo en equipos y liderazgo) tiene un lema: “Con el caballo usted tiene que ser tan suave como pueda y tan firme como sea necesario”.

    ¿Y cómo trasladar esta filosofía al manejo del recurso humano? “En el respeto al derecho que usted tiene a ser tratado con educación y al de su jefe de expresarle qué espera de usted”, complementa.

    El reto grupal

    Una persona se acerca a un caballo suelto en la pista. La tarea consiste en caminar de un punto a otro con una condición: este, por su propia voluntad, debe seguir al participante.

    En realidad, el animal, al sentirse solo, buscará compañía. Así, comienza a seguir al individuo, quien ya le transmite algo de confianza. Sin embargo, del otro lado, los organizadores exhiben carteles que dicen “familia”, “trabajo”, con el fin de observar cómo reacciona al leerlos. ¿Se pone nervioso?, ¿se desconcentra?, ¿se estresa?… cualquier estremecimiento, cualquier paso en falso, lo manda todo al traste y se debe volver a empezar.

    En este caso, se examina la inteligencia emocional, cómo la persona se conoce a sí misma e identifica, con la ayuda de una retroalimentación, qué anda bien y qué no en las diferentes dimensiones de su vida.

    Puede leer: ¿Qué nos dejó el Tour de Francia? Liderazgo y trabajo en equipo

    Este ejercicio hace parte del portafolio del Grupo Walá, que lleva ocho años aplicando en Colombia el concepto del coaching asistido con caballos.

    Luego de diagnosticar al individuo llega el turno del equipo. Naturalmente, la dificultad de los desafíos aumenta. En uno de ellos un grupo de 10 personas debe guiar a uno de cinco caballos —que están sueltos— por un circuito, teniendo en cuenta varias reglas: nadie puede hablar ni usar elementos externos (sacos, palos) con los animales. Si uno de ellos se espanta, se debe iniciar de nuevo.

    Una vez concluido, el equipo revisa cómo armó la estrategia, qué tipo de líderes surgieron y qué tal estaba la comunicación: si era tan buena que incluso, en silencio, se entendieron, se adaptaron a los cambios, a las dificultades y ejecutaron un plan a la perfección, o bien, si fue un desastre, no había acuerdos y esto terminó por enloquecerlos a todos.

    Vea la entrevista sobre la estrategia de liderazgo y sostenibilidad que impulsa a Lafayette

    El Grupo Walá ofrece diferentes actividades outdoor con el fin de abordar conceptos como el liderazgo, el trabajo en equipo o el servicio al cliente. Navegación, montañismo, cuerdas altas y bajas o buceo son algunos ejemplos. Pero el coaching con estos animales ofrece un plus, según indica Ernesto Barreto, su director: “se hace con un ser vivo que lee a las personas y nos demuestra que todos tenemos un lenguaje no verbal, cuya incidencia es mucho más grande de lo que imaginamos”.

    No en vano, Winston Churchill afirmó alguna vez que “cuando usted está sobre un gran caballo, cuenta con la mejor silla que jamás tendrá”.

    Conozca más sobre estrategias para fomentar el liderazgo. Regístrese  en Capital Humano y encuentre información útil para el éxito de sus equipos y recursos. Recuerde dejar sus opiniones.

     

    4 respuestas a “Coaching equino: una estrategia para fomentar el liderazgo”

    1. Excelente articulo, el tema es muy interesante y serio, ademas como criador de equinos, durante cuarenta años, me he dado cuenta de todo lo que se puede lograr con tan noble animal.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *