Ley de acoso laboral en Colombia - Últimas tendencias de Gestión Humana - Capital Humano Colsubsidio

Ley de acoso laboral en Colombia

  • El Congreso colombiano adoptó en 2006 medidas para prevenir, corregir y sancionar el acoso laboral. ¿De qué se trata?

    11 octubre 2015

    El Congreso colombiano adoptó en 2006 medidas para prevenir, corregir y sancionar el acoso laboral. ¿De qué se trata?

    Tan antiguas como la propia actividad laboral son las situaciones de hostigamiento o agresión en el marco de las relaciones empleadores-empleados. Sin embargo, en la última década las consecuencias han puesto en peligro la vida de los trabajadores, razón por la cual los gobiernos del mundo han tratado de regular dichas presiones.

    En Colombia, por ejemplo, se estableció la Ley 1010 de 2006 por medio de la cual se adoptan medidas para prevenir, corregir y sancionar el acoso laboral y otros maltratos y vejámenes que sucedan en el contexto de una relación laboral privada o pública.

    ¿Qué es acoso laboral según la Ley?

    Esta falta se describe como “toda conducta persistente y demostrable, ejercida sobre un empleado, trabajador por parte de un empleador, un jefe o superior jerárquico inmediato o mediato, un compañero de trabajo o un subalterno, encaminada a infundir miedo, intimidación, terror y angustia, a causar perjuicio laboral, generar desmotivación en el trabajo, o inducir la renuncia del mismo”. 

    ¿Cómo lo identifica?

    La Ley, en su artículo 7 tipificó como acoso laboral por parte del empleador una serie de conductas de este contra sus empleados, entre las que se destacan actos de agresión física; uso de expresiones injuriosas o ultrajantes sobre la persona, con utilización de palabras soeces o con alusión a la raza, el género, el origen familiar o nacional, la preferencia política o el estatus social.

    Así mismo, los comentarios hostiles y humillantes de descalificación profesional expresados en presencia de los compañeros de trabajo; las injustificadas amenazas de despido; las múltiples denuncias disciplinarias de cualquiera de los sujetos activos del acoso, cuya temeridad quede demostrada por el resultado de los respectivos procesos disciplinarios.

    La autoridad competente evaluará las circunstancias, según la gravedad de la conducta denunciada y su capacidad para ofender la dignidad humana, la vida e integridad física, la libertad sexual y demás derechos fundamentales. Pero tendrá en cuenta que estas conductas sean reiteradas y públicas.

    Si las conductas descritas en el artículo 7 suceden en privado, la persona acosada deberá demostrar que sí ocurrieron con pruebas reconocidas en la Ley Procesal Civil.

    Las sanciones

    Según esta misma Ley, el acoso laboral puede acarrear multa entre dos y diez salarios mínimos legales mensuales para la persona que lo realice y al empleador que lo tolere. Si el autor es un servidor público, se sancionará como falta disciplinaria muy grave en el Código Disciplinario Único.

    Además de la multa en dinero, la norma fija otras sanciones como la obligación de pagar a las Empresas Prestadoras de Salud y las Aseguradoras de riesgos profesionales el cincuenta por ciento del costo del tratamiento de enfermedades profesionales, alteraciones de salud y demás secuelas originadas en el acoso laboral. Estos gastos corren por cuenta del empleador que haya sido el causante de la agresión o haya permitido que sucediera.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *