4 estrategias para negociar con su jefe un horario flexible

4 estrategias para negociar con su jefe un horario flexible

  • Tras el fin de la cuarentena y con la ‘nueva normalidad’ imponiéndose poco a poco, el regreso físico a las oficinas parece cada vez más cercano. ¿Cómo negociar un horario flexible para esta nueva etapa?

    16 junio 2020

    Tras el fin de la cuarentena y con la ‘nueva normalidad’ imponiéndose poco a poco, el regreso físico a las oficinas parece cada vez más cercano. ¿Cómo negociar un horario flexible para esta nueva etapa?

    El asunto cobra más peso a medida de que el home office deja de ser una imposición legal para mitigar la propagación de la pandemia: los colaboradores, más que nunca, quieren trabajar con la seguridad física y mental que solo su casa les ofrece. Una investigación reciente así lo confirma.

    El ‘Estudio SPR-MARCO Hábitos de Consumo Post COVID-19’ advierte que el 80 % de los colombianos quiere seguir teletrabajando después de la cuarentena.

    Con encuestas hechas a 4.500 personas, en 6 países, la consultora MARCO también destaca en el informe que el 54 % manifestó echar de menos la vida social en el trabajo.

    Pero, ¿cómo generar bienestar compartido entre los objetivos de la compañía y las necesidades del talento humano? La conciliación es el mejor camino.

    Para la empresa, saber tender puentes atrae, retiene y motiva al talento; aumenta su compromiso y su felicidad, y por ende su desempeño; mejora los índices reputacionales y puede evitar inconvenientes de mayor índole.

    En países como España, la discusión sobre las jornadas laborales tras el confinamiento se ha tomado incluso tribunales judiciales.

    Para los colaboradores, desarrollar la habilidad de negociar es de gran utilidad, más allá de la coyuntura sanitaria actual. Sin embargo, es importante analizar la pertinencia de un horario flexible en cada caso particular.

    “Si trabajas de cara al público o en atención al cliente, puede ser complicado. Si necesitas de un equipo, los horarios deben coordinarse para coincidir al menos en determinadas horas; en caso de que estén en otro país, con otro huso horario y necesiten coincidir contigo, también debes tenerlo en cuenta, antes de solicitar flexibilidad”, explica Elena Compte, experta en comunicación y marketing y formadora de habilidades directivas y habilidades blandas en LinkedIn Learning Europa.

    Le puede interesar: 5 recomendaciones para líderes en el regreso al trabajo

    Entonces, de ser posible, ¿cómo negociar la jornada laboral?

    1. Convencerse

    Y eso también significa prepararse: planear con suficiente anticipación la propuesta concreta que se va a plantear y los argumentos que la sostienen como una buena opción para usted y para su compañía.

    “Se empieza a negociar desde un nivel inferior al intentar convencer a un líder hablando únicamente de las necesidades propias. Es importante plantear soluciones y no solo problemas”, aseguró al respecto Karen Mattison, consultora de trabajo flexible y cofundadora de Timewise, a Harvard Business Review.

    El objetivo es construir un diálogo en el que sus necesidades personales se vean respaldadas por beneficios empresariales y por propuestas realistas de un horario flexible.

    Quizá, no volver a la oficina hasta que la pandemia se controle mundialmente no es una opción, pero sí lo es, por ejemplo, ir solo dos días a la semana o evitar horas pico para usar transporte público.

    “Lo principal es ir bien preparado a la negociación: plantear argumentos claros, que convenzan al jefe y a las personas que toman las decisiones en la empresa. Hay que ponerse en su lugar y persuadirlos explicando qué gana la empresa con el cambio, no pensar solo en lo que para nosotros es válido a nivel personal”, complementa Compte.

    En ese sentido, también es recomendable practicar la conversación con otro manager de confianza que pueda darle una retroalimentación adecuada para mejorar la negociación real.

    2. Las formas sí importan

    Sea precavido y procure que los factores externos a la negociación jueguen a su favor: escoger un momento indicado para tocar el tema es vital. Probablemente el resultado varíe dependiendo de si se plantea la cuestión frente a la junta directiva reunida o si se discute en un momento privado con el líder del equipo.

    Es mejor esperar para tener la conversación cara a cara. Hay que dejar que pasen los primeros días de readaptación al volver a la oficina, jornadas en las que el jefe tendrá otras preocupaciones más urgentes, y entonces pedirle una reunión para hablar el tema”, asegura Compte, quien también resalta la importancia de la inteligencia emocional en el asunto.

    “El empleado debe buscar la forma de hablar con calma con su superior para que que no se encuentre con una negativa, antes de llegar a valorar como tal la oferta planteada”, advierte la experta.

    Para reforzar la tranquilidad y confianza, fruto de su preparación para la negociación, evite iniciar la conversación con una disculpa o con temor del resultado.

    Además, expanda su visión. Piense con qué otros trabajadores podría hablar para presentar una solicitud conjunta sin que, por el tono de la conversación, llegue a entenderse como un ultimátum a la compañía.

    “Si es una petición del equipo o de un grupo considerable de los trabajadores —que por sus funciones podrían acogerse al horario flexible—, la capacidad de presión es mayor”, dice Compte.

    Lea también: ¿Cómo atraer y retener el talento humano durante (y después) del coronavirus?

    3. Póngase en los zapatos de su jefe

    Conocer la naturaleza del líder de su equipo es un punto de partida para convencerlo. “Saber qué motivaciones tiene y cuáles son sus prioridades hará que cambie el enfoque de la negociación”, asegura Compte.

    Si a su jefe le preocupa el bienestar de sus empleados y valora atraerlos y retenerlos, le importará también que el horario flexible permita conciliar la vida personal y profesional de su talento.

    “Entonces, ese salario emocional, que cada vez es más común en las empresas, será un factor decisivo y la felicidad del empleado será un argumento válido”, explica la formadora.

    Sin embargo, si su jefe se enfoca prioritariamente en objetivos económicos sin reparar en las personas que los hacen posibles, en la negociación deben protagonizar argumentos como la productividad y los costes para la empresa.

    Una buena idea es enfocarse en los aspectos positivos comprobables que ha traído su trabajo desde casa: mayor productividad, aumento en la creatividad de sus propuestas, incremento en las ventas, disminución en el ausentismo por incapacidad médica, etcétera.

    Estos hacen que su necesidad de posponer el retorno físico a la oficina sea viable desde la óptica de los intereses empresariales.

    La experta también recomienda ir un paso adelante y estar listo para dar respuesta óptima a las posibles inquietudes del líder. “Es muy útil pensar, desde antes de la negociación, las preguntas o contraargumentos que puede dar el jefe y preparar las respuestas para evitar estar desprevenidos”.

    4. No se olvide de los puntos medios

    En el campo de la negociación, no existen las verdades absolutas. A usted le interesa lograr un horario flexible, no entrar en una discusión perpetúa con su jefe sobre los pros y las contras del teletrabajo, ni probar tener razón a toda costa.

    Si su propuesta no fue aceptada, procure —entonces— llegar a algún punto medio con transiciones paulatinas y cambios menos bruscos: teletrabajo en determinados días, para equipos concretos o durante un periodo de prueba corto.

    Cuando los directivos vean que la jornada flexible no solo no afecta negativamente a los resultados de la empresa ni a la eficiencia de los empleados, sino todo lo contrario, será el momento de retomar la negociación e intentar mejorar aún más las condiciones de flexibilidad”, asegura Compte.

    Es importante conseguir su objetivo de teletrabajo, pero es aún más importante avanzar, aunque sea de a pequeños pasos, para lograrlo.

    “En última instancia, el éxito o el fracaso de la negociación siempre depende de las ganas de cooperar de ambas partes, de llegar a un acuerdo satisfactorio para los implicados, cediendo un poco por cada lado. De lo contrario, una de las partes impondrá su voluntad sin dar pie a negociar”, concluye Compte.

    Suscríbase aquí al boletín de noticias

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *