El 83% de personas en el mundo elegiría un trabajo flexible - Últimas tendencias de Gestión Humana - Capital Humano Colsubsidio

El 83% de personas en el mundo elegiría un trabajo flexible

  • Las nuevas generaciones dan importancia a otras características a la hora de decidirse por una empresa. Según un estudio reciente, la flexibilidad es uno de los mayores atractivos a la hora de aceptar un puesto.

    Las nuevas generaciones dan importancia a otras características a la hora de decidirse por una empresa. Según un estudio reciente, la flexibilidad es uno de los mayores atractivos a la hora de aceptar un puesto.

    La empresa holandesa IWG realizó un estudio con 15.000 personas de ochenta países, que arrojó datos muy interesantes sobre la manera como se entiende el trabajo en el mundo actual. La cuarta revolución, comandada por la inteligencia artificial y la automatización, está modificando la percepción que hombres y mujeres tienen de su vida laboral. La revelación más importante de este estudio es que el 83% de los encuestados prefiere los puestos de trabajo con flexibilidad.  

    IWG es una de las proveedoras de trabajo flexible más grandes del mundo. Pero ¿qué se entiende por trabajo flexible? La principal característica de esta condición laboral está en el tiempo, ya que le permite al colaborador trabajar por lo menos la mitad de su jornada a la semana desde su casa. 

    Diferentes fuentes expertas en manejo del talento humano afirman que darle control del tiempo y el espacio al colaborador mejora la productividad, debido a que esta autonomía permite una organización mejor de todos los aspectos de su vida. En otras palabras, que alguien tenga más momentos para su faceta familiar y personal se traduce en un gran rendimiento, y en felicidad y satisfacción en el colaborador. 

    En este punto, según un estudio de Sage Research Methods, un macroportal de recursos para investigadores, las empresas deben comenzar a considerar mejorar su flexibilidad, porque se ha comprobado que una persona es productiva menos de treinta horas a la semana de las que permanece en una oficina; lo que quiere decir que el resto del tiempo está presente pero no enfocado en las tareas laborales.

    Lea: Los millennials vienen con otro chip laboral 

     

    En esta misma investigación de Sage se reveló que la mayoría de colaboradores que trabajan cuarenta horas a la semana, cinco días, ha aceptado que solo es verdaderamente productivo tres días y medio. A raíz de esto, la flexibilidad de horario y lugar resulta igual de enriquecedora para un empleado como para una empresa.

    La flexibilidad también implica un cambio en los lugares de trabajo. Por ejemplo, proponer espacios comunes en los que se intercambien ideas, una estrategia que, en lo posible, debe incluir los niveles gerenciales. Y también con la opción de que un colaborador tenga varias alternativas a su puesto de trabajo para salir de la rutina, como salas de lectura o de silencio.

    Otro aspecto fundamental de la flexibilidad laboral es disminuir los controles, ya que esto le da libertad a cada persona, lo que repercute en la calidad de sus resultados. En otras palabras, se deben priorizar el encargo, dar actividades a mediano plazo, con sus fechas de entrega, por encima de la supervisión diaria del cumplimiento de tareas. 

    Lea también: 5 formas de mejorar la experiencia de los candidatos en un proceso de selección 

     

    Pero este tema de la flexibilidad laboral tiene varios desafíos para las empresas. Principalmente, porque el talento más calificado es el que prefiere este tipo de trabajo. Y para atraerlo, las organizaciones deben transformarse en su manera de entenderse y funcionar. En esto último, el principal reto es entender las relaciones de manera más horizontal y no tan vertical en su jerarquía.

    Por último, la flexibilidad tiene sus riesgos. En cuanto al empleador, no todas las organizaciones están preparadas o diseñadas, según su negocio, para atraer talento con condiciones flexibles. Pero si deciden hacerlo, mientras se adecúan pueden tener algunos inconvenientes, como dificultad para la supervisión del cumplimiento de actividades o para el desarrollo del trabajo en equipo. 

    ¿Le gustó este contenido? Si quiere conocer más temas para gestionar el talento en su organización suscríbase a Capital Humano, la red especializada en Recursos Humanos.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *