El costo de la estabilidad ocupacional reforzada por salud en Colombia - Colsubsidio, con Capital Humano.

    El costo de la estabilidad ocupacional reforzada por salud en Colombia

  • En Colombia, existe el derecho a la estabilidad laboral de los colaboradores que tengan una afección en su salud que les dificulte el desempeño de sus labores. ¿Puede esto estar relacionado con el desempleo en el país?

    En Colombia, existe el derecho a la estabilidad laboral de los colaboradores que tengan una afección en su salud que les dificulte el desempeño de sus labores. ¿Puede esto estar relacionado con el desempleo en el país?

    La firma ManpowerGroup realizó recientemente un estudio para determinar si la estabilidad ocupacional reforzada por salud y la aplicación de la “debilidad manifiesta” tienen un impacto directo en la generación de empleo y productividad en Colombia.

    Lo anterior se hizo después de observar las estadísticas de enero de 2019 del Dane, que plantean que el índice del desempleo subió a un 12,8% y el trabajo informal aumentó en las principales ciudades del país a un 48,2%.

    El estudio se llevó a cabo con entrevistas a 408 empresas de diferentes sectores y tamaños.

    Lea también: Beneficios de contratar personas en condición de discapacidad 

    La principal conclusión es que sí existe un impacto en la generación de empleo, ya que el 67% de las empresas afirmaron “que generaría más empleo formal si no fuera por el costo improductivo de la Estabilidad Ocupacional Reforzada por Salud de empleados que por justa causa debía despedir y que por la protección no fue posible”, de acuerdo al informe de Manpower.

    Para comprender este contexto, lo primero que se debe decir es que existe la Ley 361 de 1997, luego modificada parcialmente por la Ley Clopatofsky, que establece mecanismos de integración social para personas con limitación física. Una norma que se ampara en los artículos de la Constitución Política que protegen la dignidad propia de las personas con limitación en sus derechos fundamentales.

    Pero el estudio de Manpower no se centra en esto, sino en una condición que ha regulado la Corte Constitucional, ya que esta institución ha ampliado la estabilidad laboral reforzada, porque no la circunscribe solo a los casos contemplados en la Ley 361. Lo que quiere decir que asume que existen trabajadores en circunstancias de debilidad manifiesta. En otras palabras, aquellas personas que tienen condiciones de salud que les impide el desempeño de sus labores de manera normal, sin importar si es de forma leve, moderada o profunda.

    También le puede interesar: Guía jurídica: inclusión laboral de personas con discapacidad  

    La debilidad manifiesta se establece para proteger un derecho fundamental, por lo que debería conllevar a una estabilidad laboral reforzada. Según el abogado Conrado Arnulfo Lizarazo, director de la firma Lizarazo & Álvarez, “establecer los límites de una debilidad manifiesta es complicado, porque de esto se parte para establecer los posibles perjuicios que puede tener una persona en el futuro”.

    Sin embargo, según este jurista, sí “existen límites cuando se trata llegar a finalizar un proceso de pérdida de capacidad laboral u obtener un beneficio pensional”. Hay tiempos marcados, normas y autoridades encargadas de establecer las verdaderas condiciones que pueden limitar el desempeño laboral de una persona.

    Lea también: Productividad vs personalidad: ¿qué es más importante?

    Lo que muestra el estudio, al ver las respuestas de las empresas, es que los procesos que se requieren para evaluar la condición de un colaborador con estabilidad ocupacional reforzada, por debilidad manifiesta, impiden la generación de más empleos. De ahí que buena parte esté de acuerdo con un aumento moderado en los aportes a la seguridad social para que sea el sistema quien asuma los costos de estos colaboradores.

    Por último, el estudio hace una comparación del tema con otros países, para concluir que “en ninguno de ellos existe una prohibición expresa para finalizar contratos sin importar el tiempo que deba permanecer el empleado en la empresa ni el tipo de contrato por el cual fue vinculado”, lo que quiere decir que los contratos, en otros lugares del mundo, pueden finalizarse cuando existe una causa justa, sin importar la condición de salud del empleado.

    ¿Le gustó este contenido? Si quiere conocer más temas para gestionar el talento en su organización suscríbase a Capital Humano, la comunidad especializada en Recursos Humanos.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *